Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

martes, 26 de abril de 2016

No pierdas detalle, El truco final (El prestigio)

Las películas de magia atraen por lo general a un gran sector de la sociedad, o si no, miren el éxito que obtuvieron películas como El Ilusionista (2006) o Ahora me ves (2013).

Ante cualquier truco de magia, podemos observar tres fases, como bien dice en la película. En primer lugar, el mago nos mostrará un objeto normal, dándonos a comprobar como no hay nada extraño. En segundo lugar, hará desaparecer un objeto, pero con esto no tendremos suficiente hasta que no aparezca de nuevo y observemos el prestigio.


Este filme es como un efecto mágico, hasta que no termina la película no llegaremos a apreciarla. 'El truco final', dirigida por uno de los directores más brillantes, Christopher Nolan, nos sorprende cada vez más según va transcurriendo la historia. Muchos son los aficionados que aseguran que esta es una de las maravillas de Nolan, no solo por su arte en dar la vuelta a la película, sino por la mentalidad y la sorpresa que nos produce.
Eso es así, cuanto más nos sorprendemos, más nos gusta, y este thriller de magos, secretos, rivalidades y obsesiones lo consigue de principio a fin.
Tanto Rober Angier (Hugh Jackman) como Alfred Borden (Christian Bale) se envuelven en una nube de codicia y obsesión que no les deja ver más allá, realizando un papel que les atrapa en cuerpos de magos e ilusionistas que optan por la fama y la lucha entre ellos. Era de esperar que uno de los papeles principales fuera reservado para Christian Bale tras el éxito que obtuvo con este mismo director en la película 'Batman Begins' (2005). Debemos destacar la interpretación del artista  David Bowie interpretando a Nikola Tesla, que nos demostró que, aparte a parte de destacar por su voz, también tenía dotes de actor. Olivia Wenscombe (Scarlett Johansson) y Sarah Borden (Rebecca Hall) también cumplen con sus papeles, pero estos son, por lo contrario, pocos sustanciosos en el drama. 


El prestigio cuenta con una magnifica ambientación que nos traslada directamente a finales del siglo XIX, utilizando una fotografía oscura típica de la época, encontrando planos más claros en las escenas en las que la luz entra por la ventana. La fotografía bien cuidada, dirigida por Wally Pfister, fue uno de los puntos fuertes de la película, junto con unos planos cerrados típicos del director.
Por último, hemos de añadir, la simple música que posee es completamente acertada para esta prodigiosa creación de Nolan. 

Lo mejor: Los giros de la historia
Lo peor: La complejidad de la línea temporal puede despistar al espectador

Valoración: 8/10

Tráiler:



Sinopsis:
En Londres, a finales del siglo XIX, cuando los magos eran los ídolos más aclamados, dos jóvenes ilusionistas se proponen alcanzar la fama. El sofisticado Robert Angier (Hugh Jackman) es un consumo artista, mientras que el tosco y purista Alfred Borden (Christian Bale) es un genio creativo, pero carece de la habilidad necesaria para ejecutar en público sus mágicas ideas. Al principio son compañeros y amigos que se admiran mutuamente. Sin embargo, cuando el mejor truco ideado por ambos fracasa se convierten en enemigos irreconciliables: cada uno de ellos intentará por todos los medios superar al otro y acabar con él. Truco a truco, espectáculo a espectáculo, se va fraguando una feroz competición que no tiene límites.

Nuria Roche 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates