Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Featured Posts

lunes, 11 de diciembre de 2017

Molly's game, ¡qué comience la partida!

Sin ser la intención de un servidor sonar despectivo, una forma eficaz de detectar una americanada es aquella en la que la película comienza ejemplificando el dolor del fracaso con casos deportivos y a la hora de citar al fútbol -debería decir soccer- se les ocurre mostrar a la selección estadounidense. Para colmo dejando fuera a Guatemala -ahí, metiendo el dedo en la llaga abierta por el imperialismo yankee- y haciendo gala una vez más del egocentrismo absoluto de una nación que sólo ve muros cuando traspasa sus fronteras.


El caso del fútbol es sólo un síntoma, como lo es el hecho de calificar a la obra El crisol, de un americano como lo fue Arthur Miller, como la mejor obra literaria del siglo XX. Las consecuencias son más graves: el sentimentalismo de la relación padre e hija que mantienen los personajes de Kevin Costner y Jessica Chastain, el implacable y rotundo discurso de Idris Elba frente al fiscal en la defensa de Molly, la constante voz en off tan propensa a mostrar mucho menos de lo que se dice y a presentar los personajes con palabras en lugar de con imágenes o hechos, el final edulcorado...

Sí, el primer largometraje de Alan Sorkin, uno de los guionistas más laureados de los últimos tiempos con obras como La red social  (2010) o con series como El ala oeste de la Casa Blanca (1999) o el culebrón disfrazado de drama periodístico llamado The Newsroom (2012), es una americanada. Pero es una americanada muy entretenida. Los diálogos, como nos tiene acostumbrado Sorkin, son dinámicos y agudos; la narración es fresca, el relato va y viene del pasado al presente sin que nos dé tiempo a aburrirnos en ninguno de los dos tiempos. Sorkin marca bien los tempos -sin ser la intención sonar redundantes- y recurre a la analepsis tal y como hizo el padre del personaje tocayo de nuestra protagonista, James Joyce, aunque el Ulisses no sea la más superlativa novela de su tiempo según Elba y Chastain, y a pesar de que el tocho del irlandés diste de ser tan trepidante como esta película -aunque esto lo supongo, no he leído a Joyce.


Perdónenme los que continúen leyendo si sueno un poco abstruso. No es mi intención. Quizás sea por no ponerlos en antecendentes. Molly's Game, que se podrá ver en salas españolas a partir del cinco de enero, trata el auge y declive de la reina del póker Molly Bloom. El personaje es real y, en mayor o menor medida, Sorkin escribe el guión en base al libro que la propia Molly escribió y que es citado en la película. Explayarme más en la historia sería perder el tiempo y destripar la trama.

Tampoco me corresponde determinar cuánto de verídico hay en la historia de Sorkin comparado con la vida -o al menos la novela- de Bloom, aunque parece ser que las intenciones de Molly no eran tan loables como las de Chastain en la película. Ya sabéis que la heroicidad es otro de los más importantes factores cinematográficos a la hora de hacer una película de ficción en los Estados Unidos. Lo que omite la película y resulta curioso es que en las glamurosas partidas de esta mujer jugaban actores de la talla de Leonardo DiCaprio, Ben Affleck o Tobey Maguire.


Y hablando de Maguire, al parecer el hombre araña era -o es- un ludópata en toda regla. En la película lo interpreta un dulzón Michael Cera incapaz de impregnar de crueldad o irascibilidad la pantalla por mucho que diga "a mí no me gusta jugar al póker, a mí me gusta joder vidas". De hecho, resulta significativo que a Maguire lo interprete una de las pocas estrellas de Hollywood con un aspecto más pueril que él -sólo se me ocurre Jesse Eisenberg, que en la mitad de sus treinta sigue tan lampiño como Cera, de hecho en Google Imágenes hay equivocaciones al respecto- porque es uno de los únicos dos personajes masculinos antagonistas con nacionalidad americana.

El resto son mafiosos rusos y un borracho irlandés que constantemente hace el ridículo frente a su amada Molly. En definitiva, otro factor clásico de las americanadas: convertir al extranjero en villano, y si es necesario que sea de nuestro gran país, al menos que aparente ser un niño y se comporte o hable como tal, de este modo sus faltas estarán justificadas. Eso sí, luego el mesías es de raza negra, para contrarrestar.


Otro comportamiento muy típico de los americanos es pensar ya no sólo que el mundo se limita a su país, sino que con ellos nació todo. Esta impresión que lleva el etnocentrismo a una dimensión temporal se refleja sobre todo en la generación millenial y el movimiento cultural indie, y se ve reflejado por ejemplo en la crítica de David Ehrlich en el IndieWire que cataloga la ópera prima de Sorkin como la primera gran película sobre póker -tiene la decencia de preceder este juicio de valor con el adjetivo discubtible-; Henry Gondorff se retuerce allá dónde yazca.

(Hago un aparte para decir que no es este un caso aislado, salgan a la calle y pregunten a todos los modernitos que se saben discografía entera de grupos como Crystal Fighters o Vetusta Morla por el nombre de los componentes de The Beatles, o a los que se saben los diálogos de Wes Anderson  por su cineasta japonés clásico favorito)


Si en algo está en lo cierto Elrich es que la película gana enteros cuando la cámara enfoca la mesa de póker, todo lo que ello envuelve, y especialmente a Jessica Chastain, ideóloga y madre del enredo. Chastain está radiante, espléndida, gélida cuando solo tiene que ser fría, tierna cuando se le pedía que no fuese blanda. Pero eso no es noticia, y aún podría haber estado más pletórica si al guión no le sobrase tanto verbo, tanta voz machacona, tanta redundancia. También habría estado mejor Elba si su personaje fuese menos prepotente, defecto que no pega nada con el aura que se le quiere dar a Charlie Jaffey, de altruista y auténtico abogado de vocación

Aún así, la película se hace corta y entre medios da tiempo a soltar un par de carcajadas. Entretenimiento algo banal dadas mis pretensiones antes de entrar en la sala: esperaba ver un relato de corte más feminista que realzase las virtudes de la mujer en un mundo de lobos corruptos. A los lobos los veo, pero ella no es lo que se pueda llamar un ejemplo, además, a la postre, el hecho de que el abogado y el juez sean quien salven los muebles poco dice a favor de una Molly ya pasada por agua a esas alturas. Me llevo, eso sí, el poder haber visto la película en la misma sala que toda una Jessica Chastain.

Lo mejor: Jessica Chastain.
Lo peor: La palabrería y el patriotismo.

Valoración: 5/10

Javier Haya

Tráiler


Mejor que: ¿Resacón en las Vegas (2009)?
Peor que: El golpe (1973), deberían proyectarla en la redacción de IndieWire.

Galería personal



 He aquí a Peter Parker (izquierda) en una de   sus apoteósicas partidas, y a Michael Cera   (abajo), que representa al ex-spiderman en     la gran pantalla, jodiendo una vida.
La verdadera Molly Jane, no tan guapa pero casi igual de glamurosa que Chastain. La fotografía de  John Russo y la decoración de la estancia advierten una época y un estilo mal ambientado en la película, aspecto que pasa desapercibido si no se ve esta instantánea, que recuerda a las películas de James Bond.                                                                                                          

                           

sábado, 9 de diciembre de 2017

'Wonder', una lección de vida

Normalmente estamos acostumbrados a que las películas dramáticas nos cuenten una historia triste desde un punto de vista dramático pero 'Wonder' es diferente. La película de Stephen Chbosky ('Las ventajas de ser un marginado', 2012) nos cuenta como  Auggie (Jacob Tremblay), un niño de 10 años que tiene una malformación facial y además tuvo que enfrentarse a 27 operaciones, Auggie se propone asistir por primera vez a la escuela. Todo esto con un toque de comedia y de energía positiva, pero también con la seriedad y el mimo que requiere un tema como la integración social. 


'Wonder' es ese tipo de películas que escasean, aquellas que esconden un mensaje de reflexión que te hacen ser mejor persona después de su visualización y que además entretiene y divierte. 'Wonder' al igual que su protagonista son un rara avis, una de esas personas que quieres tener cerca.  Y esa idea de ser diferente pero igual que el resto también se observa en el guión. Por una parte encontramos una trama que ya hemos visto en otras películas del mismo género, pero por otro lado vemos como la historia de Auggie va a ser contada desde diferentes puntos de vista, su hermana, su amigo, la mejor amiga de su hermana. Un aspecto muy valorable que además de darnos a conocer como se sobrelleva una situación así, también da ese toque original que la hace especial. 




En cuanto al reparto, 'Wonder' cuenta con el trabajo de Julia Robert (Isabel Pullman) y Owen Wilson (Nate Pullman), este último hace una interpretación destacable haciendo que hasta que los que más odian sus personajes deseen tenerlo como padre. Da ese toque de humor y energía positiva que hace que rías y llores de emoción. Aunque el centro de todas las miradas es Jacob Tremblay ('La habitación', 2016) vuelve a demostrar que a pesar de su juventud sabe elegir muy bien los papeles y puede interpretar personajes muy diferente, parece ser que el hecho de cambiar de aspecto ayuda a Jacob a introducirse en el personaje. ¿Volveremos a verlo con un aspecto diferente al suyo? Sea así o no, lo que estamos seguros es que si sigue este camino no sería de extrañar verlo levantar un Oscar. 

Lo mejor: Una película que sirve como lección y te hace salir de la sala siendo mejor persona. 

Lo peor: El dinero que te vas a tener que gastar en pañuelos. 

Nota: 8 sobre 10

Tráiler: 



Te gustara más que: 'Las ventajas de ser un marginado' (2012)

Te gustará menos que: 'Intocable' (2011)

Cristian Fuster

viernes, 8 de diciembre de 2017

Tráiler 'Jurassic World: Reino Caído' - Vuelven los dinosaurios de la mano de Bayona

El director español Juan Antonio Bayona ha sido en el encargado de dirigir la segunda parte de las nuevas películas de Jurassic World. El film tiene como fecha de estreno en España el 22 de junio de 2018 y son muchos los que lo esperan como agua de mayo.

De nuevo, con uno de los actores de moda, Chris Pratt y Bryce Dallas Howard como protagonistas la secuela, no centrará su historia en un parque temático en el que los dinosaurios se revelan, sino que irá más allá potenciando la idea que aparecía en 'Jurassic World' según la cual los velocirraptores serían utilizados para fines militares. El guionista quiere jugar con la posibilidad de que la creación de dinosaurios fuese libre y que distintas empresas pudiesen crear nuevas especies de dinosaurios. 

Con esta premisa Bayona debuta en Hollywood con una superproducción, de la cual está muy orgulloso no solo por poder dirigirla, sino también por estar junto a Spielberg, el cual aparece como productor ejecutivo. 


jueves, 7 de diciembre de 2017

Kurt Russell se vestirá de Santa Claus

Ya está llegando la Navidad y, como todos los años, no solo escucharemos 'All I want for Christmas is you' de Mariah Carey, sino que tendremos muchas películas de Navidad, no solo en la televisión sino también, estrenándose en la gran pantalla. En esta ocasión, se trata de Kurt Russell conocido por aparecer en la saga 'Fast and Furious' o en 'Guardianes de la Galaxia 2', entre otras muchas (2017).


Parece que Netflix ya está preparando la película para estas fechas, y es que resulta que va a confiar en el actor para hacer de, nada más y nada menos, Santa Claus. La historia tratará de dos hermanos (Lewis y Camp) que intentarán demostrar que Papá Noel es real grabándolo con su cámara de vídeo. No obstante, por accidente, hacen que su trineo se estrelle y deberán ayudarle a que las Navidades continúen su curso antes de que se arruinen. El guion que ha sido titulado como '12/24' ha sido escrito por Matt Lieberman y está basado en la idea original de David Guggenheim, creador de la serie 'Sucesor Designado', y del propio Lieberman. La producción del filme está pensado que comience para 2018, por lo que habrá que esperar a las próximas Navidades para ver el resultado definitivo.


En esta película, Kurt Russell estará acompañado de las ya conocidas Judah Lewis protagonista de la película de Netflix 'The babysitter' (2017) y Darby Camp, la joven actriz que aparece en la serie 'Big Little Lies' (2017), distribuida por HBO.

Crítica de 'Lemon', un intento fallido por la extravagancia.

El cine independiente tiene ese "algo" que lo hace extrañamente atractivo y original, pero con el peligro constante de olvidarse del público por completo. Janicza Bravo dirige 'Lemon', su primer largometraje, y lo hace con una extravagante comedia que, sin embargo, poco tiene de interesante.



Lemon cuenta la historia de Isaac, un fracasado director de escena al que su novia ciega le deja después de estar diez años juntos. La película nos muestra a un Isaac estúpido y soberbio, un tipo al que odiarías sin dudarlo, y esa reacción en el público existe, quieres saber más sobre este señor, sobre sus decisiones y cómo va a reaccionar a lo largo de la historia. Pero entonces te eclipsa la otra gran cualidad de Isaac: su extraño comportamiento. La comedia de lo absurdo gira en torno a Isaac y su relación con la sociedad; Lemon hace gracia en esas interacciones con Alex, el personaje que interpreta Michael Cera, y más tarde con Cleo, el de Nia Long, pero más allá de eso tenemos a un Brett Gelman, nuestro particular Isaac, absolutamente inexpresivo y sin coherencia alguna, un protagonista sin sangre que acaba aburriendo por su insensatez en todas sus acciones.



El peligro de una película tan extravagante como ésta no es que no lo llegue a entender la gente, sino que no les haga nada de gracia. Si haces un personaje tan raro crea situaciones absurdas, hazlo más paródico, que el público disfrute de sus tonterías. En lugar de eso tenemos gags apagados como el de los peces que le regala el vecino, personajes secundarios que nos interesan bien poco como la hermana de Isaac y una historia sobre el fracaso que deprime más que otra cosa. Todo esto me recordó a lo que podría ser su película antítesis en cuanto a argumento, 'Happy: un cuento sobre la felicidad' (2008). Mientras que la amargada vida de Isaac no ayuda a cambiar nada, la extrema simpatía de Poppy en 'Happy', que al principio también se hace demasiado irritable para el público, sí sirve para encarrilar y transformar una historia sobre las características de un personaje.



En definitiva, Lemon es una película pobre en aspectos que afectan nada más y nada menos que a la originalidad de la cinta. Es innegable el esfuerzo que hay en el guion y en la dirección de actores que salvan a la película de ser un fracaso inaguantable, pero la idea podría haberse desarrollado por otros cauces donde el público disfrutase más de esa comedia negra y absurda que desborda el protagonista principal.


Lo mejor: Unas interpretaciones estupendas.

Lo peor: No te ríes, y lo que es peor, no te interesa nada la historia.

Nota: 3/10

Tráiler:



Mejor que: Parodias de más como 'Epic Movie' (2007) o alguna de Adam Sandler, por decir algo.

Peor que: Buenas absurdeces como 'Swiss Army Man' (2016) o 'Ya no me siento a gusto en este mundo' (2017)



Hoy hablaremos de Coco y de la premiere con Jessica Chastain

Hoy como todos los jueves, el equipo de 'El Script también cuenta' estará en la radio de Móstoles 'Que Me Cuentas FM' a las 18:00h. En nuestro programa número 11, hablaremos de la película de animación del momento, 'Coco' (2017), y pondremos sus mejores canciones. También os contaremos como fue la premiere de 'Molly's Game' y el encuentro con la actriz Jessica Chastain en Madrid.


Os traemos juegos para participar con nosotros de varías películas, recordamos que podéis comentar cualquier cosa en Twitter con #EnUnFlash11, ¡os leemos! Y para terminar como siempre, os traemos las mejores noticias de la semana y los estrenos de este viernes. Para ir abriendo boca os dejamos en este enlace el programa anterior. Todo esto y mucho más de 18:00h a 20:00h en www.quemecuentasfm.com

Álvaro M. Ballester
 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates