Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

jueves, 19 de junio de 2014

'El hijo del otro'. ¿Y si realmente no fuera tu hijo?

Parece ser que esta es la pregunta que su directora nos ha querido responder durante esta película. Si además añadimos que las familias son de diferentes religiones, a lo que se incluyen prejuicios y lucha entre diferentes razas, no es de extrañar que el film se haya llevado los premios a Mejor Película y a Mejor Director en el Festival de Tokyo.

Estrenada en 2012, no hemos podido disfrutarla hasta este verano 2014 en España. Como ya hemos dicho anteriormente, Lorraine Levy (su directora) nos cuenta la trama de dos familias que el día del nacimiento de su hijo y, en plena guerra, estos fueron intercambiados erróneamente viviendo una vida que no era, la que en un principio le tocaba vivir.


Visto en la red
"Una conmovedora y excelente manera de mostrar el conflicto Palestino-Israeli."

"Francia es un país en el que se tiene muy claro que su cine representa un eje central en su cultura. Así lo corroboran los setecientos millones de euros que se han llegado a invertir en su industria en un año, muy por encima de los vergonzosos treinta y tres que el Ministerio de Educación y Cultura español puede llegar a asumir."

"Por si fuera poco, a los hijos les toca apechugar con toda la mierda que sus queridos ancestros han ido acumulando. Por cierto, a todo esto queda la duda naturalista, como ya sucediera con la citada cinta japonesa, de si la descendencia nace o se hace."

Personajes
Un buen trabajo de guion, así como el de preproducción es el que ha conseguido que no nos falten ni sobren ninguno de los personajes. Desde las dos familias, hasta el hermano que no acepta los hechos, así como las hermanas de cada familia, las cuales no ven el problema en ningún lado y, como no, los dos hijos intercambiados. 

En cuanto a la actuación de todos ellos, Emmanuelle Devos, Pascal Elbé, Jules Sitruk, Mehdi Dehbi, Areen Omari, Khalifa Natour, no hay ninguno que nos sepa qué personaje está interpretando; comprenden la situación de esos personajes como si de su propia vida se tratara. Además, hay que destacar la evolución que va surgiendo en ellos, desde no admitir el hecho de que hubo un error, hasta aceptarlo y sentirse de la familia sean o no de sangre.


Guion
Parece una idea muy simple, pero realmente, hay un gran trabajo de por medio. Ahora con el caso de los niños robados, parece que está moda este tema en el cual, padres e hijos, no son familia de sangre. Igualmente, su directora no solo se queda aquí, da un paso más allá, añadiendo las diferentes razas entre familias, más aún, si nos encontramos en la frontera entre Palestina e Israel.

Respecto a la historia, a pesar de que sea complicado que ocurra, no quiere decir que sea imposible, más aún, si ocurre en época de guerra, sin embargo, nos puede resultar difícil el creernos que, viviendo donde viven, sean tan abiertas al diálogo, que no hubiera problemas, sino todo lo contrario, casi se hacen amigos nada más conocerse y, aunque está claro que son familia de sangre, siguen siendo desconocidos durante más de 18 años. 

En cuanto al tema de los diálogos, no siempre es necesaria la conversación ya que con hechos, también es posible mostrar cómo se sienten los personajes; así se demuestra en alguna ocasión cuando el padre de Yacine Al Bezaaz se muestra inquieto sin casi poder hablar al reunirse con el de Joseph Silberg al verse, en un primer plano, sus manos sin poder estar quietas. Es por ello, que gracias a esta película, se nos muestra que no hace falta hablar para que el espectador entienda lo que sucede. 

Conclusión
Finalizando nuestra crítica, solo podemos decir que la película nos ha dejado con un buen sabor de boca. Ha conseguido hacer que las historias evolucionen, que no se queden estancadas sin saber cómo hacer frente a los acontecimientos; sino que, más allá de eso, han hecho que lo que antes eran dos familias separadas, se junten en una grande dejando pasar por alto las diferencias sean del valor que sean para demostrarnos que no hace falta tener la misma sangre para ser una gran familia.


Sinopsis
Cuando se prepara para entrar en el ejercito israelí, Joseph descubre que no es hijo biológico de sus padres. Al nacer, en medio de la guerra, fue intercambiado accidentalmente por Yacine, el bebé de una familia palestina que vive en los territorios ocupados de Cisjordania. El mundo se derrumba alrededor de estas dos familias. El rechazo, la duda, la pérdida de identidad, los prejuicios de raza y religión se erigen como espinosa barrera en sus vidas, y todos deberán intentar superarla a través de la comprensión, la amistad y la reconciliación en una atmósfera dominada por el miedo y el odio.

Tráiler

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates