Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

sábado, 14 de noviembre de 2015

'Gran Torino', un coche con personalidad

El director Clint Eastwood vuelve a trabajar a ambos lados de la cámara dirigiendo y protagonizando 'Gran Torino', una película con la que consigue una gran carga de denuncia social sobre el racismo. Walt Kowalski (Clint Eastwood) es un veterano de la guerra de Corea que un día sorprende a su vecino Thao (Bee Vang) robando su posesión más querida: un coche Gran Torino del año 1972. Kowalsky desde ese momento intentará reformar al chico. 


Walt y Thao realmente generan un vínculo cuando establecen conversaciones sobre el coche. Walt sabe que tiene que ayudar a Thao, pero no lo hará enviándolo a la universidad, no tratará de enseñarle matemáticas o le dirá que ponga la otra mejilla. Él solo muestra lo que sabe, en un mundo en el que pocas personas se atreven a hacer lo adecuado. Cuando Walt le da su coche a Thao es como si se lo diera a sus propios hijos, porque él definitivamente si se lo gano.


'Gran Torino', no es realmente una película de coches. El coche es solo un símbolo de una parte de Walt. De algún modo Walt, es el Gran Torino. Trabajó en su fabricación y es tan antiguo como ellos. Los coches hablan de la personalidad de su dueño, el Gran Torino de 1972 coincide como anillo al dedo en la personalidad de Walt. Es un personaje que se nos presenta como un viejo irritable y xenófobo, que poco a poco se va abriendo a sus vecinos y finalmente será se convertirá en su mentor. 


Los personajes secundarios giran todos alrededor de la gran figura Clint Eastwood, no cuentan con muchos minutos solos en pantalla y no pueden demostrar su valía. Bee Vang, intenta hacer una gran actuación, pero en la escena en la que Walt le encierra en su casa, se le notan todas las carencias al intentar llegar a un nivel superior de rabia, en definitiva demasiado plano. En cambio, la hermana de Thao, interpretada por la actriz Ahney Her (Sue), está muy correcta, se aprecia la evolución de su personaje antes y después de la agresión.


Un final emocionante que sorprende y toca la fibra sensible. Clint Eastwood, bajo una gran dirección e interpretación, con un guión sencillo hace una obra maestra y nos vuelve a dejar un emotivo mensaje: Siempre se puede hacer un poco más felices a quienes nos rodean.

Lo mejor: El final.

Lo peor: Los secundarios no están a la altura.

Valoración: 8/10


Tráiler: 


Sinopsis:

Walt Kowalski (Clint Eastwood), un veterano de la guerra de Corea jubilado e inflexible, al que no le gusta en lo que se ha convertido ni su vida ni su barrio. Especialmente no le gustan sus vecinos, inmigrantes Hmong del sudeste Asiático que le hacen enfrentarse a sus antiguos prejuicios. Pero las circunstancias harán que se vea obligado a proteger a esos vecinos contra una banda local que disfruta con la violencia y el miedo, lo que cambiará sus vidas para siempre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates