Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

domingo, 23 de octubre de 2016

'The Get Down': Mucho Bronx y pocas nueces

Huérfana de buen material tras superar el final de la segunda temporada de 'Narcos' (2015) y ver el último capítulo de 'Stanger Things' (2015) decidí que mi historia de amor con Netflix tenía que continuar, así que, tras deliberar detenidamente sobre mi futuro seriéfilo, tomé la decisión de empezar a ver 'The Get Down', serie que Netflix presentó como el gran 'pelotazo' de la temporada. 


Debo reconocer que sólo he visto el primer capítulo y que probablemente todavía es pronto para juzgar si la serie vale la pena, pero me parecía interesante compartir con vosotros mis impresiones respecto a la primera entrega dirigida por Baz Luhrmann ('Mouling Rouge', 2001). 'The Get Down' habla del Bronx en los 70, de una Nueva York que dista mucho de la ciudad que es ahora, de corrupción, de cocaína, de rap y disco y de olor a spray de graffiti. Una sinopsis que trata de plasmar la decadencia desde el punto de vista de los sueños de Ezequiel (Justice Smith), un joven huérfano repleto de un talento que no termina de explotar y que vive enamorado de Mylene (Herizen F. Guardiola), una fabulosa cantante que sueña con triunfar en la música y abandonar el Bronx de una vez por todas. A la pareja de protagonistas les acompaña un amplio coro de actores jóvenes, entre los que destaca Jaden Smith -hijo de Will Smith- interpretando a un graffitero que aspira a ser artista, o Shameik Moore, que da vida a Shaolín Fantastic, un niño criado en la calle, enigmático y envolvente. 


Pocos días antes de su estreno, muchos medios de comunicación se hicieron eco de las multimillonarias cantidades que había costado rodar los 6 capítulos de la serie que forman la primera parte, un dinero muy bien invertido a nivel visual, ya que no se puede pedir más espectacularidad y más color, uno de los pocos aspectos en los que aprueba 'The Get Down'. Con un excelente trabajo en la dirección de fotografía y la dirección artística que funcionan como un todo, 'The Get Down' logra transmitir la esencia de un Bronx descompuesto que a su vez respira esperanza. Sin embargo, a nivel narrativo la serie no termina de funcionar, ya que se pone en marcha un eje principal que es la historia de amor de Ezequiel y Mylene, un argumento que no va más allá del típico romance entre adolescentes que tiene pinta de no prosperar y que está disfrazado con una banda sonora con tintes de hip hop y disco, de ahí a que la música tome toda relevancia en la serie. Por tanto, tenemos una trama dividida en diferentes caminos: por una parte, cinco chicos que quieren montar su propio grupo de rap e interpretar sus sangrantes letras, y por otro, la chica adolescente que haría lo imposible por ser una estrella. Siguiendo el pulso del argumento, se adivina alguna pincelada de crítica social con ojos de Bronx ante un país que hace oídos sordos a los asuntos del turbio barrio. El problema de la trama es que está contada de manera tan rocambolesca que en ocasiones no entiendes qué está ocurriendo, la introducción de personajes estrambóticos y técnicas narrativas que rozan lo ridículo hacen que la serie no termine de enganchar ni alcanzar las expectativas que se esperan de ella.


Con todo ello, no cabe duda de que la serie de Netflix tiene ingredientes muy interesantes para conquistar al público. Sin embargo, al menos en su primer capítulo, deja claro que hay una carencia narrativa palpable y un desorden innecesario. Por mi parte, no sé si continuaré viendo 'The Get Down', pero os invito a que os animéis a disfrutar de la serie y saquéis vuestras propias conclusiones.

Aixa Valiente

Tráiler


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates