Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

miércoles, 14 de marzo de 2018

Crítica de 'Mi nombre es Te Ata', el poder de contar historias

Este fin de semana llega a la cartelera española 'Mi nombre es Te Ata', la inspiradora historia de una mujer india que llegó a actuar en Brodway gracias a la fuerza de su performance donde contaba leyendas de los nativos americanos. Este biopic llega año y medio después de su estreno en Estados Unidos pero nunca es tarde para conocer la vida de una persona tan importante en la cultura indígena y la tribu Chickasaw.


Su nombre, en realidad, era Mary Frances Thompson, nacida en Emet, hogar de la tribu Chickasaw que se convertiría poco tiempo después en el estado de Oklahoma. Fue criada bajo la atenta mirada de su padre, un orgulloso miembro de su tribu que le contaba cuentos y leyendas indias. Esta será una de las parejas más interesantes de la película, si no la que más, en la que la relación padre-hija dará un giro importante tras la madurez de la pequeña Mary Frances, quien decide ir a la universidad a estudiar bellas artes. Q'orianka Kilcher da vida a personaje tan ejemplar que inspiró a toda una nación en plena época discriminatoria contra los pueblos indígenas y su cultura. La actriz hawaiana, que se dio a conocer en 'El nuevo mundo' (2005), película dirigida por Terrence Malick y donde hacía de Pocahontas, destaca por su actuación limpia y cauta aunque se quede solo en eso, desvaneciéndose una oportunidad de brillar con fuerza en un gran papel protagonista.


Lo verdaderamente importante es la historia que se está contando, y dentro de ella los cuentos que se transmiten entre generaciones, la capacidad de dar continuidad a un pueblo originario con la simple acción de contar sus hazañas y tradiciones. Porque las historias, al fin y al cabo, están para ser contadas al exterior, salir y dar a conocer lo que te enseñaron desde niño. La película narra perfectamente este hecho, nunca mejor dicho, pero casi seguro se pierde cuando transmite otras sensaciones como la fascinación de la pareja sentimental de Te Ata, o los recelos de una sociedad racista que no consiguió hundir la carrera de la artista.


La fuerza de 'Mi nombre es Te Ata' reside en la trascendencia de lo que sucedió. Me atrevo a decir que la mayoría de gente (y me incluyo) no conoce la vida de esta mujer, al igual de otras tantas mujeres que no fueron reconocidas por su trabajo en su momento. La de Te Ata es una historia que conmueve no tanto por el sufrimiento o por cómo llego hasta la fama, si no el por qué lo hacía, por qué "abandonó" su hogar para encumbrar la historia de los suyos.

Lo mejor: Que se dé a conocer una historia tan importante y a la vez tan desconocida.

Lo peor: No llega a ser tan inspiradora como ella quisiera.

Valoración: 6'5/10


Tráiler:



Mejor que: 'Diana' (2013)

Peor que: 'Mi semana con Marilyn' (2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates