Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

lunes, 3 de octubre de 2016

'La espera', ... al ansiado final

Admitía hace varias semanas, a raíz del estreno de 'Lejos del Mar', que no sabía si existían las películas necesarias, pero que creía que no era así. Mi opinión permanece por el momento inmutable, pero sí que opino que existen las películas prescindibles por completo. Y 'La espera', el debut cinematográfico de Piero Mesina, es una de esas cintas innecesarias.

 
Es una lástima que unas imágenes tan cuidadas, tan bellas, que se detienen en la paciente vida siciliana, se marchiten por la estupidez de un argumento inconsistente, lleno de lagunas enormes, en las que Lou de Lâage bucea elegantemente, y en las que se reflejan la pena, el dolor, la duda y la estoicidad  de una soberbia Juliete Binoche.

Las dos actrices merecen una reseña aparte, en la que la puntuación no bajaría de la matrícula de honor. La candidez y la sensualidad de Lâage evocan lo mejor del título de la última película de Paolo Sorrentino, cuyos productores son los mismos que los de Messina. De Juliette Binoche, nada que no se haya dicho, esa extraña sonrisa melancólica convence a cualquiera.
A la excelente actuación se une una solvente dirección y una magnífica fotografía... Pero eso no lo es todo. La historia no se sostiene por ningún lugar, empezando por el plano temporal, ¿qué se supone que hace el resto del tiempo Jeanne (Lou de Lâage) cuando no está junto a Anna (Juliette Binoche) frente a la cámara? ¿Visita Sicilia (¡si no tiene medio de transporte!) o simplemente lee la guía turística del lugar? ¿Cómo matará los largos días en el sur italiano Anna, más allá de lamentarse por su desgracia y llorar por las esquinas donde no se le vea?

Y en el plano psicológico, los guionistas no sólo toman por idiota a la ingenua Jeanne, sino que se creen que los espectadores nos chupamos el dedo. Es desesperante ver cómo la francesita no se entera de la película, cómo el tiempo pasa a marchas forzadas y todo sigue igual. Por otro lado, el comportamiento de Anna es verosímil, pero cuesta mucho de comprender.

En fin, trataré de quedarme con los labios y los ojos de Lou de Lâage, con las vistas del precioso caserón retratado con magníficos planos, con la secuencia impactante de la procesión... Y trataré de olvidar el sabor a engaño que me deja la película, que nada en círculos continuamente hasta llegar, mucho después de lo esperado, al ansiado final.

Lo mejor: La voz de Leonard Cohen
Lo peor: Lou de Lâage comiéndose un huevo ''frito'' sin pan

Valoración: 2'5/10

Javier Haya

Tráiler


Sinopsis
Anna (Juliette Binoche) es una mujer francesa que pasa sus días en soledad en su vieja villa de Sicilia. Inesperadamente llega Jeanne (Lou de Laâge), la novia de su hijo Giuseppe, invitada por él a pasar las vacaciones de Pascua. Anna no conoce a Jeanne, y Giuseppe no está. Mientras las dos mujeres esperan la llegada de Giuseppe, y pese a los secretos que ambas se ocultan, empiezan a abrirse la una a la otra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates