Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

domingo, 2 de octubre de 2016

'Eight days a week': The Beatles, más vivos que nunca

El género documental es uno de los más bellos y complicados del cine, una forma diferente de contar una historia que no siempre resulta ser un camino de rosas, y si además lo unimos con música, el reto se torna más complicado a la hora de mantener el pulso a la narración. Hace unas semanas se estrenó en España 'Eight days a week', un documental sobre los primeros años de éxito de The Beatles y el vacío personal que deja la fama dirigido por Ron Howard.


Ron Howard se pone al frente de 'Eight days a week', un documental que explora la vida interior del grupo más famoso de Liverpool. Por todos es sabido que Ringo Starr, John Lennon, Paul McCartney y George Harrison son historia de la música, pero sin embargo, solo una pequeña parte del público está dispuesta a bucear por el interior de los escarabajos ingleses de manera habitual. Yo, que no soy una fanática de The Beatles pero sí lo suficientemente admiradora como para pagar la entrada, os recomiendo que si os gustan el cine y la música no os perdáis esta magnífica obra. 


Entrando en materia, el documental se inicia partiendo de una línea clara: en las próximas dos horas vas a formar parte -quieras o no- de los inicios de los Beatles, ya que 'Eight days a week' comienza en 1962, con los pequeños conciertos que ofrecían en el mítico The Cavern Club de Liverpool, y acaba en 1966 con el último gran concierto  de la banda que tuvo lugar en San Francisco, mostrando así la presión a la que fueron sometidos. Si bien es cierto que el documental no aporta demasiados datos nuevos respecto a otras obras que se han filmado sobre el grupo, Ron Howard ofrece una visión personal sin salirse de las características del género. Con 'Eight days a week' queda claro: muere el mito, nace la leyenda.

A nivel narrativo, el documental es casi impecable. En primer lugar, cabe destacar que intervienen directamente sus protagonistas: Ringo Starr y Paul McCartney -los integrantes del grupo que todavía viven- cuentan en primera persona qué supuso para ellos como músicos y como personas aquellos años de vorágine y fama, y se suma también el testimonio de George Harrison gracias al material de archivo obtenido con fragmentos de dos de las últimas entrevistas que dio antes de morir. Se suma también la presencia de John Lennon, al que no podemos ver en formato entrevista pero está muy presente en todo momento. Al hilo del carácter testimonial que impregna el metraje del documental, cabe destacar la presencia de personalidades del mundo de la música y del espectáculo que intervienen de manera muy acertada, dándole más vida al mito 'beatleliano': Elvis Costello, Whoopi Goldberg o Jon Savage son algunas de las personas que han querido formar parte de la aventura.



Narrativamente hablando observamos dos etapas claramente diferenciadas a lo largo del film que toman valor gracias a la labor de guión y documentación que ha hecho posible el documental. La primera etapa muestra los inicios del grupo desde el punto de vista de las giras; los primeros conciertos hacían presagiar que The Beatles levantarían pasiones allá donde pisaran, y así fue. Por ello, son muy recurrentes los planos en los que las fans gritan sin cesar ante la llegada de John, Paul, Ringo y George. En la trama se da por tanto un punto y aparte que divide el documental. La segunda parte muestra una banda más asentada en el panorama musical y con un impecable trabajo de estudio, sin duda y a pesar de que sus años de gloria acaban con su último gran concierto en San Francisco, este segundo escalón nos muestra cómo eran The Beatles como grupo, sus inquietudes personales, sus ganas de respirar y el intacto sentimiento de unión que existía entre ellos. Además, se abordan temas tan crudos como el problema del apartheid o el fanatismo religioso, pruebas de fuego de las que la banda salió fortalecida gracias a su actitud. 

Para que el discurso funcione es necesario que el resto de elementos se alíen entre ellos y poder así lograr un producto compacto. Una de las cosas que más me gustó del documental fue el tratamiento del sonido, con la integración de fragmentos grabados directamente en el estudio donde producían sus discos, las conversaciones de furgoneta entre giras o las largas noches de hotel a mil kilómetros de Liverpool. Este aspecto hace que la cinta gane enteros, ya que ahí están, son ellos, sin fisuras. Estaréis de acuerdo conmigo en que para que un documental funcione, la labor de montaje debe ser excelente, y en ese sentido a 'Eight days a week' no se le puede pedir más: tempo perfecto, variedad de planos, sincronización perfecta con la música o material fotográfico que gana valor con la introducción de efectos especiales puestos en el metraje en el momento oportuno. 


Con todo ello, es probable que a los admiradores de The Beatles, 'Eight days a week' no os aporte nada nuevo, pero el discurso está tan bien contado que vale la pena darle una oportunidad seas seguidor o no. Por mi parte, ha sido un placer viajar durante casi dos horas por el interior de Lennon, Starr, Harrison y McCartney que se muestran tal y como eran: valientes, sinceros y rebeldes, de Liverpool al cielo. Si algo queda claro es que The Beatles están más vivos que nunca.

-A favor: La atmósfera que genera el documental.
-En contra: La primera parte resulta un tanto repetitiva.

Valoración: 9/10

Aixa Valiente

Tráiler



Sinopsis:

El documental narra los primeros años de The Beatles explorando sus inquietudes, como se relacionaban entre ellos y como afrontaron aquellos años de éxito, en concreto, el periodo comprendido entre 1962 y 1966.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates