Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

domingo, 5 de marzo de 2017

'Múltiple': un quiero y no puedo

A pesar de mi controvertido título, debo reconocer que no todo en el film de Shyamalan me ha parecido malo, de hecho, James McAvoy me parece que está de Oscar -que por cierto, se han olvidaron de el- pero sin contar su magnífica interpretación, lo cierto es que encabezaría muy gustosamente un séquito de haters de una película que me ha resultado absolutamente prescincible para el desarrollo de mi vida en general, como diría mi abuela, como que 'ni fu ni fa' pero vamos al lío y a exponer los argumentos -centrado especialmente en el argumento y los personajes- por lo que no os recomendaría 'Múltiple'.



Yo acudía al cine muy contenta porque por fin un director del prestigio de Shyamalan se dignaba a escribir una película de corte psicológico, sin más florituras que la de la mente y que a primera vista, parecía un juego genial con el espectador, un argumento que se las prometía muy felices y que además, se fusionaba con las críticas positivas que había leído por la red, sin embargo, aquí mi primera decepción. A pesar de que la sinopsis es muy potente y la película empieza bien, fui percibiendo en su desarrollo una sensación de desorden y caos que hacía tiempo que no veía. Para poneros en antecedentes y no 'spoilearos' más de la cuenta, solo os diré que la película parte de un suceso, en este caso el secuestro de tres jóvenes chicas. Con ello y analizando en profundidad la naturaleza de los personajes, reparamos en que se nos presenta un protagonista que padece un trastorno de personalidad múltiple, como decía más arriba, a James McAvoy no se le puede reprochar nada en su interpretación pero sin duda, el enfoque del personaje no termina de enganchar desde ningún punto de vista de esa locura en la que está inmerso pues se van sucediendo pequeñas dosis de sus múltiples personalidades, que sin desgranaros demasiado la película, se centran en cuatro personajes de diversa naturaleza -un niño, una mujer, un psicópata y un diseñador de moda-, lo cierto es que es divertido ver como el actor se mimetiza en las diferentes interpretaciones, sin embargo en la mayoría de las partes, su derroche actoral se ensombrece y resulta difuso.

Soy de la opinión de que uno de los grandes poderes del cine es la reflexión y 'Múltiple' tenía todo de su parte para que el espectador saliera de la sala pensando ¿que haría yo si fuera él? ¿y si fuera las chicas? sin embargo, el film desde mi punto de vista no lo consigue. Además de McAvoy contamos con la presencia de las chicas en cuestión, dos de ellas no son más que un mero gancho para que la trama tenga algo de sentido pero la tercera si que posee una psicología trabajada, una persona con recuerdos oscuros dignos de olvidar. Para contarnos su historia, el director utiliza el recurso del flashback haciendo alusión a su infancia y a una serie de sucesos que hacen que en ocasiones empatice con su captor, sin embargo, de nuevo experimento esa sensación de que me pierdo algo entre medias que no termino de entender.

Por último, reparamos en el personaje de la psiquiatra que trata el trastorno múltiple y que indaga profundamente en su mente tratando de averiguar que está ocurriendo, casi sin pena ni gloria, el personaje pasa desapercibido y con un final más que amargo. Con ello y la primera conclusión que saco, es que los personajes a pesar de tener poder psicológico no llegan a captar al espectador casi desde ningún punto de vista siendo lo más entrañable ese niño de 9 años con cuerpo de adulto que os comentaba antes.


Realmente el argumento del film es averiguar dónde se encuentra esa personalidad número 24 del protagonista, si reparáis en el tráiler, en teoría el personaje padece 23 personalidades diferentes y nos dejan oculta la última, es aquí donde en realidad está el meollo de la sinopsis, ese viaje en busca de la última personalidad que de nuevo, sigue sin convencerme. Después de casi hora y cuarto de estupor, la película da un giro de 360º y se vuelve de género fantástico con la introducción de un personaje que de repente trepa por las paredes y se come a sus víctima, una auténtica bestia humana, todavía no me he recuperado del shock y no dejo de preguntarme que necesidad tenía Shyamalan de cerrar así su presunta película de retorno.

Lo cierto es que es complicado escribir esta crítica sin daros más detalles de su argumento pero estoy segura, que no me lo perdonaríais nunca. Para que no sea todo malo, no quiero dejar de destacar algún aspecto positivo de la película que sin duda, es su parte técnica, en este sentido, no se le puede poner pegas. En materia de realización y todo lo que implica, la cinta es brillante. Dirección de fotografía, dirección de arte, montaje...todos los aspectos se fusionan para tener un acabado perfecto que desde mi punto de vista, es de lo poco que dignifica al bueno de Shyamalan.


En definitiva, y a pesar de que como podéis ver no es la película de mi vida, os recomiendo que vayáis a verla y saquéis vuestras propias conclusiones, probablemente a vosotros os guste mucho más que a mi.

-A favor: Técnicamente es impecable y sin duda, McAvoy está espléndido.
-En contra: La película es difusa y le faltan detalles.

-Valoración: 5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates