Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

miércoles, 4 de octubre de 2017

Crítica de 'La Cabaña': nunca estás solo

La mayoría de las personas, al descubrir que una película tiene como tema principal el cristianismo, la cercanía con Dios o la religión en general, sacan sus propias conclusiones sin ir a ver la proyección. Escuchamos en boca de muchos cosas como 'adoctrinamiento fílmico', 'cristianismo audiovisual' y muchas más deducciones sin criterio, pues no se puede sacar una conclusión de algo sin verlo. Y 'La Cabaña' es una de las películas de tema religioso que hay que ver.


Como he dicho, y hay que tenerlo claro, 'La Cabaña' no solo es una película con un buen reparto, formado por Sam Worthington ('Avatar', 2009) y Octavia Spencer ('Figuras Ocultas', 2016) entre otros, sino que tiene una finalidad muy clara: hablar de Dios y de cómo un padre herido por una gran pérdida dudará de si a Dios realmente le importa su rebaño. 

El inicio de este film es muy básico pero a la vez importante. Nos presenta a una familia normal, cristiana y practicante que vive su día a día tranquilamente y acude los domingos a misa para rezarle a quien ellos llaman Papá, referido a Dios por costumbre de la madre. Lo interesante de este inicio es cómo nos presenta la tierna relación que tiene Mack con sus hijos, y en especial con su hija Missy, la más pequeña. Entre ellos existe un vínculo y una confianza que marcará muy profundamente todo lo que ocurre después. Las escenas que pasan juntos son clave, son los pilares fundamentales de la película.


Ocurre algo muy duro en la vida de la familia (si veis el tráiler os podéis imaginar lo que es), y este hecho desmonta por completo a Mack, quien sentirá que lo ha perdido todo en su vida, incluso la fe. Puede que confíes más o menos en las dotes interpretativas del actor, pero es indiscutible que te lo crees, que sientes su dolor y su desesperación por encontrar una mano de la que agarrarse.

Entramos en la segunda parte de la película cuando Mack recibe en su buzón una carta de Dios, citándolo en un punto muy concreto. En este momento, cuando Mack decide ir adonde le dice la carta, empiezan las escenas más bonitas, profundas y metafóricas de la película. Conoce a Dios, encarnado por Octavia Spencer, a su hijo Jesús interpretado por Avraham Aviv Alush y al Espíritu Santo, de la mano de Sumire Matsubara


Estos continuamente le hacen preguntas a Mack, pero él siente un gran odio hacia Dios, le culpa por no proteger a su hija, por no castigar al culpable de todo y por abandonarlo en los momentos más difíciles. 
Aquí no os desvelaré las pruebas por las que pasa Mack, pero todas ellas son bonitas metáforas de la vida y la fe que le obligan a preguntarse si lo que está haciendo es lo correcto. Cada personaje de este idílico paraíso en el que entra Mack le lleva a bucear en lo más profundo de su fe para salir de la oscuridad y poder perdonar lo ocurrido. Esto es algo que le llevará mucho tiempo, pero aun así, el argumento refleja de forma lograda cómo pasa el actor por estos procesos. Ni muy rápido, porque no tendría sentido, ni muy lento, porque para el espectador podría ser largo. Sufre y cambia a un ritmo comprensible para todos.

Personalmente, quiero destacar el momento en el que sentí que estaba ante una preciosa y muy lograda película, cuando Mack camina por el agua de la mano de Jesús, quien le dice que solo no va a poder, pero con él a su lado sí.



Y así Mack va descubriéndose a sí mismo pasando por los diferentes lugares donde le llevan estos personajes, llegando al clímax, donde le permiten ver algo que le hará cambiar por completo, algo que él necesitaba. Algo que no quiero destriparos.
Si intentara hablar de esta película manteniendo al margen la fe y el cristianismo no podría, pero lo que quiero hacer entender a todos los lectores es que cuando se va al cine tienes que intentar dejarte los prejuicios e ideales en casa y creer lo que estás viendo. No hace falta ser cristiano para hablar de la fe, ni para entenderla, ni para que te parezca precioso cómo se narra esta película. Solo déjate llevar.

En definitiva, 'La Cabaña' de Stuart Hazeldine es un film metafórico, abiertamente cristiano, pero con una preciosidad en sus escenas difícil de olvidar y con mucha reflexión en cada diálogo.

La podréis ver el 6 de octubre en los cines de España de la mano de EOne y European Dreams Factory a quienes damos las gracias por invitarnos a la premiere y así poder hacer esta crítica.

Lo mejor: Que hable sin tapujos sobre el cristianismo y la forma de entenderlo.

Lo peor: Se podría haber profundizado más en la relación entre Mack y Missy.

Valoración: 8'5.

Iván Gregori.


Mejor que: 'Belleza Oculta' (2016).

Peor que: otra propuesta sobre el cristianismo como es 'Silencio' (2016) de Martin Scorsese.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates