Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

martes, 16 de agosto de 2016

'RocknRolla', la maduración de la mafia desorganizada

Hay directores que se ciñen a una fórmula argumental por la cual son conocidos: los padres de Yasujiro Ozu buscan marido a sus hijas solteras, Almodóvar con sus mujeres enfrentadas ante un drama monumental por la imprudencia de los hombres, la búsqueda del crimen perfecto de Hitchcock... Y las historias cruzadas protagonizadas por los mafiosos de medio pelo de Guy Ritchie.

'Lock & Stock' (1998), 'Snatch: cerdos y diamantes' (2000) y 'Rock'nRolla' (2008) son tan parecidas entre sí que habría que hablar de una trilogía. Propongo llamarla la trilogía de la marrullería, puesto que todos sus personajes no utilizan las neuronas sino para pensar en su propio benenficio, casi siempre material, haciendo trampas o empleando una violencia descarada. Las tres han sido escritas y dirigidas íntegramente por Guy Ritchie, las únicas hasta el momento del laureado cineasta británico.

La trama siempre es idéntica: un grupete de personajes del hampa, esta vez la Banda Salvaje interpretada por Gerard Butler, Idris Elba y Tom Hardy cargan sobre sus espaldas con una importante deuda económica debido a su codicia. Para saldarla, aceptarán ser los mercenarios de la contable del rico ruso Uri, Stella. Mediante una serie de enredos muy calculados, el círculo se cierra gracias a los negocios que Uri tiene con Lenny Cole, el mafioso londinense que tiene una cuenta pendiente con la Banda Salvaje.


Quizás la mayor novedad de la película respecto a sus antecesoras sea la incursión de la mafia extranjera, aunque es bien sabido que a Ritchie le encantan los rusos: su fortaleza fisica, su determinación y su espontaneidad (acuérdense ustedes del magnífico Boris). Por lo demás, es más de los mismo. Un guión ágil que aunque decae considerablemente a mitad cinta resurge en el tramo final, individuos extravagantes y caóticos (véase, Johnny Quid), bastante violencia y torturas que siempre incluyen animalitos u otras bestias.

Posiblemente sea la menos original de las tres cintas, las influencias exteriores, principalmente de Tarantino, se hacen más que evidentes en momentos puntuales de la trama. Y el tono de autenticidad se pierde en parte al abandonar esos escenarios marginales de "La Pérfida Albión" y esos personajes tan puros del hampa británico interpretados por Jason Flemying, Jason Statham o Vinnie Jones.


A pesar de la repetición, 'RocknRolla' sigue siendo una obra extremadamente original, con un guión repleto de joyas dialogales que provocan carcajadas. Y aunque el trasfondo frívolo de la burbuja inmobiliaria le reste el romanticismo a la cinta que le proporcionaban las partidas de póker y el boxeo gitano a las otras películas, Guy Ritchie sigue conservando la fórmula del entretenimiento, su técnica nos deleita con un montaje ágil y sorprendente, la acción apenas tiene pausas y las actuaciones son maravillosas.

Lo dicho, 'RocknRolla' no tiene desperdicio alguno. Véanla, si puede ser con compañía, hagan cábalas sobre lo que sucederá a continuación, no es fácil acertar, los giros se suceden de continuo. Y eso que Guy aplica su personalísimo cliché moral que hacen en cierta medida previsibles sus desenlaces: todo parte de la división de sus personajes, que se dividen en dos categorías, los hijos de puta asquerosos y los hijos de puta entrañables, muy fáciles de distinguir. Pueden suponer quiénes son los únicos que acaban vivitos y coleando, sobre todo si han visto alguna de sus primeras películas.

No sé si me convencen sus desenlaces, salpicados por un extraño sabor agridulce. Pero el resultado global es espectacular. Además, Ritchie pone cuidado en los pequeños detalles, en sus películas las mochilas y las maletas pesan, para que no se queje Javier Cansado. Bueno, Bob el Guapo se despide.


Lo mejor: La esencia del cine made in Guy Ritchie no se pierde en absoluto.
Lo peor: Se echa mucho de menos a Jason Flemying y sobre todo a Vinnie Jones.

Valoración: 7/10

Javier Haya

Tráiler


Sinopsis
La noticia de que Uri Omovich (Karel Roden), un rico mafioso ruso, está montando un negocio multimillonario de compraventa ilegal de terrenos en Londres, hará que todos los delincuentes de la ciudad quieran participar en la operación. Uri le pide a Lenny Cole (Tom Wilkinson), un pez gordo de la mafia londinense, que se ocupe de todos los trámites burocráticos y compré a un concejal (Jimi Mistry). Lenny confía la operación a su lugarteniente Archy (Mark Strong). Por su parte, la contable de Uri, Stella (Thandie Newton), decide llevarse parte del botín; para ello, contrata a dos mafiosos, que tienen cuentas pendientes con Lenny. 

2 comentarios:

  1. A mi me hubiera bastado catalogarla como un refrito entretenido pero siempre se pueden sacar más detalles si eres un experto. Esto se vuelve a demostrar en esta critica de Javier Haya donde he podido no solo darme cuenta de algunos detalles sino que al haber pasado tiempo de ver la película me ha resultado una agradable forma de recordarla.

    Estando en Irlanda que se que es otro rollo no he podido evitar recordar esta triologia y pasarme a ver si tenias una crítica.


    Muchas gracias por el tiempo que dedicas a analizar estos films. God save the Queen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los irlandeses no te escuchasen decir esto último, allí tienen otros planes para la reina.
      Curtis, muchas gracias por pararte a leer lo que escribimos y más aún por dedicarle un momento a comentar el trabajo. En mayo el bueno de Guy Ritchie estrena película, iremos a verla por María Auxiliadora.

      Un saludo desde El Script también cuenta.

      Eliminar

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates