Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

sábado, 17 de junio de 2017

Crítica de 'The Son' el western de la América del S.XX y del SXXI


Desconoczo el motivo por el cual la miniserie 'The Son' producida por AMC -la misma que 'Breaking Bad' (2008) y 'Mad Men' (2007)- lleva este nombre por título. Quizás porque este western de diez capítulos que relata como se construyo la América de principios de S.XX mantiene similitudes con la América de principios de S.XXI. Si Donald Trump escribió el libro 'El arte de negociar' , el novelista Philipp Meyer ha escrito la novela, en que se cimienta 'The Son', sobre como el ser humano se corrompe por el poder. Un western de masacres contra indios nativos y mejicanos en el Texas que Trump vería como referente.


Un western moderno -no van a caballo sino en coche y se busca el petróleo y no oro- que expone el ascenso al poder de Eli McCullough (Pierce Brosnan), patriarca de una de las familias más ricas de Texas que primero convivió con los indios comanches, verdugos de su familia. Y es a partir de estos dos hechos que se desarrolla la historia durante los diez capítulos que dan vida a 'The Son'. La serie parte con la intención de contar como el joven y de espíritu inocente, Eli McCullough, se convierte en un adulto terrateniente sin escrúpulos movido por el poder, intención que no se logra del todo debido al evidente elipses con el que parte la serie. La construcción de las dos historias paralelas es un gran acierto pero carece del nexo que las una. Se pretende plasmar como el joven McCullough, que rodeado de indios comanches muestra su cara más humana, simpática e inocente, se convierte en el adulto McCollough que lidera a colonos americanos que se visten para mancharse de sangre a base de pistolas listas para disparar, de un plumazo. Pero faltan argumentos para mostrar ese cambio de actitud. 'The Son' se centra más en la  ascensión al poder de McCullough y en como ya esta podrida su ética y su moral y no en el porque se adopta esta actitud despiadada por primera vez. Una cuestión que puede etiquetar a 'The Son' de pretenciosa al querer ser una propuesta introspectiva sobre los limites morales del ser humano sin acabar de ahondar en ellos, mostrando solo el resultado final y no el germen de la malicia. Se puede entender que esa semilla radica en la comunidad que rodea al personaje, pero son suposiciones que discurren en el espectador. Demasiado abierto a suposiciones siendo este tema el objeto principal de la serie.


A nivel de tramas la serie se desenvuelve con soltura consiguiendo no perder el interés. Destaca sobretodo la trama del joven McCullough relacionándose con los comanches, una trama que sin llegar a ser considerada costumbrista, se asemeja, y muestra la cultura del pueblo comanche. Más allá de su intención de mostrar los hábitos de los indios se plantea una nueva visión alejada de la del colono. Donde el 'enemigo' no es el indio sino el colono americano que se adueña de las tierras. Una trama combinada con la de McCullough adulto en que se cambian los roles ya que, al igual que en la América de Trump, el enemigo es el individuo mejicano al que hay que echarle de las tierras. Siendo esta la trama contra los mejicanos, en la que Pierce Brosnan es el gran protagonista, ya que lidera como patriarca de los McCullough el ataque contra mejicanos por codicia y poder. Y el problema no radica en que Brosnan participe en la serie sino que el desarrollo de los personajes solo sea visible en él y en su hijo. Eli McCullough y su hijo menor son los únicos personajes, por los que los guionistas han tenido cura de hacer visible un desarrollo emocional, pero como se ha comentado anteriormente sin lograr satisfacer la premisa de la serie. Un error que se paga caro, ya que un estupendo Carlos Bardem se presenta desaprovechado al concluir la serie.
'The Son' nunca sera considerada una gran serie, solamente se pude definir como interesante y entretenida lo que no le quita valor. Quizás destaca más por su idiosincrasia histórica que no por su condición artística. Su único error es pretender narrar motivaciones morales y humanas que no acaban de concretarse de forma concreta.

Lo mejor: Que en ningún momento te llegas a aburrir.

Lo peor: Que no queda claro el porque de ese cambio en el protagonista.

Nota: 6/10


Trailer:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates