Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

jueves, 22 de diciembre de 2016

'Animales nocturnos', y dónde no encontrarlos

Cuando la culpa retuerce el ánima es difícil desprenderse de la consciencia  siquiera por unas horas, ni para el descanso físico. Por eso no encontraréis a los animales nocturnos en la cama, no al menos durmiendo. Y aunque Susan Morrow (Amy Adams) afirma que ya padecía de insomnio antes de dejar a Edward (Jake Gyllenhaal), lo cierto es que 'Animales nocturnos' es una magnética y angustiante historia sobre la culpa y el abandono, sobre sus dolorosas consecuencias.


Tom Ford, el otrora modista, lleva en su segundo largometraje la novela 'Tres Noches' de Austin Bright a la gran pantalla. Lo cierto es que tras ver la película, le pica a uno el gusanillo de leerse la novela, ¿cómo habrá plasmado Bright la impotencia que transmite Ford en sus imágenes, la incapacidad de hacer nada para salvarlo todo, la violencia, la desesperación? 


Ford, al contrario que Shakespeare le da a la fragilidad nombre de hombre, de Edward Sheffield, de Tony Hastings, de un soberbio Jake Gyllenhaal que vuelve a asumir una doble personalidad como ya hizo en 'Enemy' (2013). Edward es un profesor de lengua y escritor aficionado, Susan es la mujer que le abandonó por ser un débil, por no tener confianza en él... ¿Y qué sucede cuando un hombre se siente frágil? Pues que a diferencia de Gertrudis, una boba comodona que permanece impávida ante las protestas de su hijo, este duda, se cree inferior y ofendido, y trata de atacar primero con cabeza y finalmente a la desesperada, como haría el propio Hamlet, un débil de raza. 


La venganza en este caso es literaria, Susan le pide a Edward -cuando todavía están juntos- que deje de escribir sobre él mismo, ¿sobre qué va a escribir si no un romántico? ¿Qué otro camino le quedaba sino crear a Tony Hastings, álter ego ligeramente exagerado (Gyllenhaal está más convincente en el papel de Edward, terriblemente cobarde y arrepentido? Ninguno, incapaz de emprender la huida necesaria y empezar de cero tras perderlo todo, Edward sólo puede cobrarse la venganza de la manera que mejor sabe, escribiendo, haciéndole ver a Susan lo que ha dejado escapar con una historia desoladora e impotente, una historia repleta de semejanzas con su relación rota y que retrata, según Gyllenhaal, la violencia que el desamor despierta en tu interior.


El montaje, aunque con demasiados paralelismos visuales entre realidad y ficción, es complejo y muy estético, se puede apreciar aquí la relación del director con el mundo del arte. Por su parte, Seamus McGarvey, consigue darle a la fotografía de 'Animales nocturnos' ese tinte de tristeza y desesperación de la mirada de Amy Adams.

'Animales nocturnos' es un raro ejercicio de repulsión hipnótica. La primera hora es terriblemente magnética, a pesar de que aquello que vemos nos inquieta, nos perturba. Conforme se establece el rol de los personajes y se definen las intenciones, la historia pierde algo de fuerza, se estanca y es entonces cuando el personaje de  Michael Shannon destaca, Bobby Andes, un policía que dedica cuerpo y alma, entre cigarrillo y cigarrillo, a encontrar la justicia de la causa perdida de Tony, curiosa mezcla entre Rust Cohle y Marty Hart interpretada de forma magistral por el . Aaron Tylor Johnson también está espectacular en el papel de psicópata, de hecho, su actuación le ha valido una nominación a los Globos de Oro.


Gyllenhaal, razón más que suficiente para ver una película, ha confesado en una entrevista reciente que sólo quiere hacer películas que hagan aportar algo al público, hacerles meditar y sacar conclusiones. 'Animales nocturnos', aunque es una cinta con altibajos, presenta dilemas y atrae con potentes imágenes, ¿cuán fieles debemos ser a lo que queremos, a nuestras convicciones?¿cuánto tenemos que obviar que aquello que más defendemos no nos beneficia? ¿Hace bien Susan pareciéndose a su madre, convirtiéndose en una Gertrudis más? 

'Animales nocturnos', cóctel de violencia, melancolía, cobardía y amor que deja con su aura de gusto aristocrático un deje de repudio hacia esta misma clase social y al alejamiento intencionado del dolor y las dificultades. Pero eso es precisamente lo que plantea Tom Ford, el enfrentamiento a la infelicidad, su mal planteamiento, que no reside en los objetos perecederos y triviales sino en valores más elevados.

Lo mejor: La secuencia de la carretera, de una violencia no física pocas veces vista. Y Shannon.
Lo peor: Los créditos iniciales.

Valoración: 6'5/10


Tráiler


Sinopsis
Narra la historia de Susan Morrow, una mujer que tras abandonar a su primer marido, un escritor inédito, vive ahora con un médico. De repente recibe un paquete en el que descubre la primera novela de su ex, quien en una nota le pide que por favor la lea, pues ella siempre fue su mejor crítica. Susan lo hace y a medida que se sumerge en la narración, la propia novela acaba olvidando la historia principal para acabar hechizada por este relato dentro del relato, síntoma evidente de que a la nueva vida de Susan le falta algo y deberá explorar en su pasado para saber qué es lo que le impide seguir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates