Síguenos en Facebook

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

sábado, 21 de enero de 2017

'La luz entre los océanos': la luz es Vikander y Fassbender

Derek Cianfrance -'Blue Valentine' (2010) y 'Cruce de caminos (2012)- esboza en 'La luz entre los océanos' retratos académicos, en que no sobrepasa la línea, de sus personajes con un fondo surrealista de gran belleza paisajística que roza el melodrama. Una historia torpe y simple, llena de confusiones artísticas, que funciona y termina emocionando. Impresiona el expresionismo estoico de Michael Fassbender y el encanto de Alicia Vikander; la luz de un film que navega por un océano de ideas y planteamientos que se ahogan sin salir a flote.


Terminada la Primera Guerra Mundial, Tom Sherbourne (Michael Fassbender) acepta el encargo de ser el farero de la isla de Janus Rock, en Australia. Atormentado por las contiendas militares de la Gran Guerra, Sherbourne busca, de forma sensiblemente insistente, la soledad que le ofrece el oficio de farero. Un aislamiento emocional que Fassbender ejecuta con brillantez en cada gesto y mueca. Un personaje, el de Tom Sherbourne, con el que se detecta la escasa profundidad de Cianfrance a la hora de construir los personajes. Es tal la reclusión de Fassbender, que el director lo abandona a la merced de la historia: no se acompaña el estado psicológico de Sherbourne desde la dirección, el guión obvia esta parte abandonándose a la suerte de Fassbender, y su talento. No basta con planos abiertos. Un aislamiento que se rompe en una visita al pueblo, que se resume en chico conoce a chica. Un diseño del guión simple y forzado, propio del pasado oscuro  de Mathew McConaughey en que se desempeñaba en comedias románticas estandarizadas, pero que consigue cautivar por la aura de talento angelical que desprende Alicia Vikander, la futura esposa de Sherbourne. La deslumbrante y sobria interpretación de Fassbender se compara a la de Vikander, dos actores que fascinan en cada papel y que hacen palpable su química. Un amor azucarado: hermosa música, planos oceánicos y atardeceres de gran belleza que culminan con una relación epistolar entre Tom Sherbourne (Michael Fassbender) y Isabel (Alicia Vikander) que siendo académica y acaramelada cautiva por la expresividad de los actores. Hasta el momento previo a la boda y al aislamiento compartido de la pareja en el faro, el film roza un tono intimista e incluso  introspectivo por momentos, que funciona.


El intimismo con el que Derek Cianfrance había pintado los primeros 45 minutos del film se ahoga en la corriente oceánica por la que navega la segunda parte del film: un melodrama en que las situaciones planteadas se dibujan forzadas y exageradas. Un ahogamiento que se produce tras la imposibilidad de Isabel y Sherbourne de ser padres y encontrarse en el interior de un bote, que ha enviado el océano, un hombre muerto y un bebe, aún vivo. Es en este momento, cuándo contrasta el deseo del personaje de Vikander por ser madre y el de Fassbender de informar a las autoridades y entregar el bebe. Una situación compleja, pero que se acentúa 'por el que y el como' se descubre que la madre biológica de la criatura aún esta viva. Se 'estropea' la historia de amor, que capitaliza la primera parte de la obra, por la torpeza en que se va desarrollando  la trama y queda desnuda con sus carencias. Y aún así, el film sentimentalmente avanza y llega provocar emociones en el espectador y que el debate que mantienen los padres adoptivos traspase la pantalla. Se inunda el film de emoción por las capacidades de supervivencia y talento de Alicia Vikander y Michael Fassbender, al hilarante guión del director.


A la deriva el film sobrevive por la belleza de los planos y la música.  Ahogado el film sale a flote por la excelencia de Alicia Vikander y Michael Fassbender. Una primera parte intimista, que nos descubre un amor 'forzado' y mal planteado entre una joven del pueblo y el farero. Se pierde en enredos de guión que hacen naufragar la historia, aún así, consigue emocionar. El film, quizás, ganaría más si Cianfrance se hubiese centrado en narrar esa intimista historia de amor, pero bien explicada y sin forzar las situaciones. 

Lo mejor: la intimista historia de amor y las actuaciones de Vikander y Fassbender

Lo peor: el embrollo inverosímil en el que deriva el film

Valoración: 7/10


Trailer:



Sinopsis:
En la Isla de Jano, el farero Tom Sherbourne y su esposa Isabel encuentran una barca con un hombre muerte y un bebe aún vivo. Tras no informar a las autoridades, deciden criar al bebe como si fuera suyo hasta que descubren que la madre del bebe esta viva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Suscribete e-mail

 
Blogger Templates